ALCALDÍA DE NUEVA YORK Y OTRAS TRES ORGANIZACIONES EVANGÉLICAS RECONOCEN LABOR DE LUCÍA MEDINA

La diputada por San Juan, Lucía Medina recibió este sábado una proclama de reconocimiento de parte de la alcaldía de  Nueva York, por las labores realizadas a través de la Fundación de Mujeres para el Desarrollo de San Juan (FUMUDESJU), durante los 17 años que lleva desarrollando proyectos en favor de los más necesitados.
La ex presidenta de la Cámara de Diputados, también fue reconocida por la Fundación Reconciliación Juvenil, así como por la Confraternidad Nacional de Pastores Evangélicos y la Unión de Pastores y Ministros de Nueva York.
La legisladora se encuentra en la ciudad neuyorkina, invitada por estas organizaciones evagélicas, las cuales cooperan con diversas donaciones  a la fundación que ella preside.
Al agradecer la distinción, Medina afirmó que recibía con humildad cada uno de los reconocimientos, actos que dan sentido a la vida y al ejercicio polìtico.
“Servir y Dar Vida a través de la Fundación que el activismo político me ha permitido hacer, se ha convertido en el aliento que alimenta mí espíritu, el motor que empuja mi existencia. Nada más gratificante que servir, ayudar, dar respuesta a las necesidades humanas, allá,  donde el brazo largo del Estado, No logra alcanzar”, indicó la legisladora.
Al entregar uno de los reconocimientos, Carolina Alduey, de la Unión de Pastores Evangélicos de Nueva York, resaltó la cualidades de Medina, indicando que “Su capacidad, su valentía, inteligencia y habilidad le han permitido tener una mirada diferente, desde este caso, la solidaridad en favor de la mujer domincana pueda disfrutar de la igualdad en todos los ordenes de la vida”.
En el acto de reconocimiento, realizado en la Iglesia Cristiana de Reconciliación, estuvieron presentes diversos representantes de organizaciones evangélicas, funcionarios del gobierno en Nueva York y dirigentes del PLD en esta ciudad.

BREVES PALABRAS DEL ACTO CENTRAL EN  NUEVA YORK.

 

A la naturaleza humana, la vida y las circunstancias les plantean retos, que son el  resultado de las acciones que a lo largo de su existencia  acumula. Si probablemente,  cuando niña se me hubiera preguntado, ¿cuálactividad te gustaría realizar en el futuro?, indudablemente la respuesta hubiera sido, ser médico de profesión,  para servir…!, dar vida:::!, después de Dios.

 

Pero nunca pensé, que ambas actividades podría ofrecerla, fuera del ejercicio de la medicina, y esta es la oportunidad que me ha dado el ejercicio político de más de dos décadas. “Servir y Dar Vida” a través de la Fundación que el activismo político me ha permitido hacer.  Esto se ha convertido, en el aliento que alimenta mí espíritu, el motor que empuja mi existencia. Nada más gratificante que servir, ayudar, dar respuesta a las necesidades humanas, allá,  donde el brazo largo del Estado, No logra alcanzar.

 

Con esta breve reflexión quiero dar inicio a este acto,  que me honro en recibir, con la humildad que se desprende del tierno abrazo de un niño, porque en  estas pequeñas cosas, es que somos capaces de encontrarle sentido y valor a la vida, aquello que hacemos juntos, son las que le dan sentido a la comunidad de la que formamos parte, y esta unión de voluntades es la que nos ha permitido colocarnos donde nos encontramos en el día de hoy como dominicanos.

Consciente de las necesidades y urgencias de  nuestra población, nunca son suficientes las metas alcanzadas. Por ello, siempre me he exigido un esfuerzo extra,sin desmayo, para ir a los lugares apartados, llevando soluciones, que luego  se traducen en esperanzas de vida, para decena de nuestro compueblanos, de forma muy particular los enclavados en la Región del valle, (Azua, Elías Piña y San Juan).

 

Conscientes de esa realidad, tengo bien claro los objetivos que queremos alcanzar en este periodo; Reforzar los programas sociales de la Fundación para el Desarrollo de las Mujeres de San Juan (FUMUDESJU). Que los mismos lleguen a una población más diversa, a comunidades donde la institución no ha llegado, que los moradores de la provincia de San Juan tengan acceso a la amplia gama de servicios que desde allí ofrecemos, para mitigar el menguado presupuesto familiar.

 

Todo esto, guardando armonía con la naturaleza misma de la Fundación, de brindar servicios de atención primaria de salud a las familias ubicadas en la línea de pobreza extrema de los barrios y parajes de la Provincia, donde existen mayores factores de riesgos de enfermar, promoviendo estilo de vida saludable mediante la prevención de enfermedades. Por ello, a través de los programas Vida Plena y Vida Saludable, logramos impactar en este año 2018 a más de 30,000 mil ciudadanos de esta provincia.

Poder llevar soluciones medicas a comunidades necesitada, nos hace sentir útil como ente social, pues al final del día, a esta tierra solo se viene a servir, y esta plataforma de servicios, nos da la certeza que como ser humano, le somos útiles a esta provincia que nos vio nacer.

 

Desde la Fundación, en el año 2017 pusimos en ejecución el programa de Base Familiar y Comunitaria (PBFC). Unos de los programas que, en términos personales, mayor satisfacción me ha brindado, pues con el, hemos logrado que 368 niños y niñas realizaran actividades programadas de estimulación y promoción en todas las áreas del desarrollo, como el juego, fomento de la lectura, la exploración del medio y el arte, como experiencias fundamentales en la educación de las niñas y los niños de 3 a 4 años.

 

Mi devoción por este programa se explica, porque soy una convencida, de que la niñez dominicana, no tiene por qué dejarse arropar por la adversidad o los obstáculos que haya a su alrededor, siempre que estén protegida por padres responsables y hogares fuertes. Esta es simplemente una etapa de la vida en la que el Ser humano vive de sueños, que para convertirlos en realidad requiere de una combinación perfecta entre oportunidades y preparación. Ellos representan la generación de relevo, la continuidad de nuestras creencias, de lo que somos como nación.

 

Quiero cerrar esta intervención con esta reflexión: “Los pueblos como el nuestro, valiente y arrojado, han construido su historia gracias a la unión y visión de futuro que nos identifica”, por lo que hoy, quiero invitarles a renovar ese compromiso, con nuestra identidad, nuestros valores, nuestra historia, con ese sentimiento que habita y crece en cada uno de nuestro corazones, para seguir construyendo esa nación que todos soñamos y anhelamos.

 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: