Aproximadamente 10.000 voluntarios olímpicos de Tokio han renunciado mientras se acercan los Juegos

Miles de voluntarios se han retirado de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 en las últimas semanas, dijeron los organizadores, lo que alimenta las preocupaciones de que Japón no esté listo para albergar el evento mientras el país lucha por frenar una nueva ola de casos de covid-19.

Aproximadamente 10.000 de los 80.000 voluntarios registrados que apoyan los eventos deportivos habían renunciado hasta el miércoles, según funcionarios del Comité Organizador de Tokio 2020.

Toshiro Muto, director ejecutivo del Comité Organizador, dijo a los medios japoneses que no cree que el retiro de los voluntarios afecte el funcionamiento de los Juegos, que fueron pospuestos el año pasado debido a la pandemia. El evento reprogramado comenzará el 23 de julio.

Los voluntarios son una parte fundamental de los Juegos Olímpicos de Verano. Ayudan al personal a operar las sedes e instalaciones olímpicas, y asisten a los espectadores y atletas. Entonces, si continúan los abandonos, esto podría plantear dificultades adicionales para los organizadores.

Sin embargo, no se permite la entrada de espectadores extranjeros a Japón para los Juegos, por lo que es posible que los organizadores no necesiten tantos voluntarios como otras ciudades anfitrionas en años anteriores.

Una primera cohorte de voluntarios se retiró en febrero, el mismo mes en que renunció el presidente del comité organizador de los Juegos. Yoshiro Mori dimitió luego de que se filtraran comentarios sexistas que hizo en una reunión.

Aunque los funcionarios no dijeron por qué la mayoría de los 10.000 voluntarios renunciaron, es probable que esto esté relacionado con la pandemia. Las encuestas de opinión muestran que la mayoría del público japonés se opone a la celebración de los Juegos Olímpicos, mientras hay hospitales abrumados por una cuarta ola de casos de covid-19 y la gran mayoría de las personas siguen sin vacunarse.

El país ha reportado más de 752.000 casos totales de coronavirus y más de 13.200 muertes, según la Universidad Johns Hopkins. Los casos nuevos diarios han estado en un mínimo de miles en los últimos días, disminuyendo desde un pico en la cuarta ola de casi 8.000 el 29 de abril.

La vacunación en Japón también ha sido mucho más lenta de lo esperado. Si bien hay suficiente suministro para vacunar a gran parte de los 126 millones de habitantes del país, existe un cuello de botella de profesionales médicos disponibles para administrarlos. Solo enfermeras, médicos y dentistas pueden administrar vacunas legalmente.

Actualmente, solo los ancianos y los profesionales médicos son elegibles para recibir una vacuna. Muto, el director ejecutivo del Comité Organizador Olímpico, dijo que se proporcionarán dosis de la vacuna Pfizer-BioNTech a los atletas olímpicos, pero no a los voluntarios, a quienes se les pide que utilicen el transporte público para viajar a los Juegos. El ministro olímpico Tamayo Marukawa dijo que el Comité Olímpico Internacional (COI) le daría a Japón 20.000 vacunas, pero las negociaciones sobre quién recibirá esas dosis están en curso.

La semana pasada, el consejo editorial de uno de los principales periódicos del país, Asahi Shimbun, acusó al primer ministro Yoshihide Suga de celebrar los Juegos Olímpicos «contra la voluntad del público» y pidió que se cancelara el evento.

Mientras tanto, un grupo de expertos en salud pública de Estados Unidos advirtió que seguir adelante con los Juegos Olímpicos como se planeó podría poner en riesgo a los atletas y al público. Dijeron que las autoridades japonesas y los organizadores de Tokio 2020 debían reconsiderar su enfoque de la gestión de riesgos y reconocer los límites de medidas como la detección de temperatura.

«Creemos que la determinación del COI de continuar con los Juegos Olímpicos no se basa en la mejor evidencia científica», escribieron los autores en el New England Journal of Medicine. «Para que podamos conectarnos de manera segura, creemos que se necesita una acción urgente para que estos Juegos Olímpicos continúen».

Un puñado de destacados líderes empresariales también han expresado su preocupación por el evento. El mes pasado, el director ejecutivo del gigante del comercio electrónico Rakuten, Hiroshi Mikitani, le dijo a CNN que sería una «misión suicida» para Japón albergar los juegos.

También en mayo, la Asociación de Médicos de Tokio, una organización de unos 6.000 médicos en la capital, escribió una carta pidiendo que se cancelaran los Juegos.

Las autoridades japonesas extendieron recientemente el estado de emergencia para gran parte del país, incluido Tokio, hasta el 20 de junio, aproximadamente un mes antes de que comiencen los Juegos Olímpicos.

A los ciudadanos estadounidenses se les advirtió el mes pasado que no viajaran a Japón debido al aumento de infecciones por covid-19.

Los organizadores olímpicos han mantenido su confianza en que los Juegos se pueden llevar a cabo de forma segura. La cancelación de los Juegos Olímpicos también sería costosa tanto para Japón como para el COI, especialmente debido a la pérdida de ingresos por transmisión.

Varios funcionarios han dicho que sería imposible posponer los Juegos por segunda vez.

«Todos los estadios ya están reservados para otros eventos. Ha sido un trabajo tan duro posponerlo un año … es imposible posponerlo nuevamente», dijo la presidenta de Tokio 2020, Seiko Hashimoto, a Nikkan Sports, un periódico japonés, en un entrevista publicada el jueves.

Dick Pound, el miembro del COI con más años de servicio, le dijo a CNN esta semana que «ninguna de las personas involucradas en la planificación y ejecución de los Juegos está considerando una cancelación».

«Eso está esencialmente fuera de la mesa», dijo.

Fuente: CNN

Fuente: Aproximadamente 10.000 voluntarios olímpicos de Tokio han renunciado mientras se acercan los Juegos se publicó en n.com.do

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: