De acuerdo al Índice Mensual de Actividad Económica (IMAE) que elabora el Banco Central, el crédito privado en moneda nacional se expandía a febrero del 2017 a una tasa interanual de 11%, y para igual período del 2018 el crecimiento superaba el 13%.
Para ambos períodos comparados, el crecimiento del producto interno bruto (PIB) superaba el potencial de la economía, con un 5.5% en febrero del 2017 y 6.2% en igual mes del 2018. En enero del año pasado el crecimiento reportado por el IMAE fue de 6.6%, nivel por encima entonces del crecimiento potencial, que estaba proyectado en 5.5% y revisado a la baja posteriormente. Para enero de este año el crecimiento interanual fue de 7.0%.
Los dos primeros meses del 2018 han reportado niveles de crecimiento superiores a los de igual período del 2017, situación que refleja la aceleración económica que reporta el año en curso.

Para febrero del año pasado el Banco Central exponía en su comunicado de política monetaria correspondiente a marzo que el crecimiento del IMAE del segundo mes del 2017 iba en consonancia con las previsiones de crecimiento del PIB para el año completo, mientras que ahora hace una valoración más positiva de las perspectivas de dinamización de la economía, al indicar que “los modelos de pronósticos indican que en el presente año, el crecimiento económico podría situarse en torno a 6.0% interanual”.

Escenario actual

El escenario de los primeros meses del 2018 es más favorable este año desde el ámbito fiscal, porque el comportamiento de las recaudaciones por encima del estimado, ha posibilitado un manejo del déficit fiscal sin tener que controlar el gasto público como ocurrió en el primer trimestre del 2017.

La aceleración de la expansión económica registrada al inicio del año en curso, en comparación con el anterior, es consecuencia de que todavía impacta en la actividades que componen el PIB las medidas que las autoridades monetarias adoptaron a partir de agosto del 2017 para impulsar el crédito bancario y con ello, sacar a la economía de la ralentización que la afectó en el segundo trimestre.

En su comunicado de política monetaria correspondiente al mes de febrero pasado, colgado el pasado miércoles, el Banco Central dice que en el contexto interno, “la economía dominicana continúa bajo los efectos favorables del estímulo monetario puesto en marcha en la segunda mitad del pasado año”. Apoyó su criterio en “informaciones preliminares” que muestran que en febrero la tendencia-ciclo del Indicador Mensual de Actividad Económica (IMAE), la cual excluye el componente irregular de la serie lo que modera su volatilidad, estaría creciendo 6.2% interanual. “En este contexto en que la economía crece por encima de su potencial, los préstamos privados en moneda nacional mantienen su dinamismo, registrando un crecimiento superior a 13% interanual a marzo”, comentó.

Recaudaciones altas favorecen control déficit

El análisis del Banco Central expresa, asimismo, que por el lado de la política fiscal, las recaudaciones del Gobierno se han mantenido por encima del monto presupuestado durante el primer trimestre del año y que en ese “entorno de mayores ingresos fiscales mejoran las perspectivas para el cumplimiento de la meta de déficit fiscal de 2.2% del PIB para 2018”. Expuso que en el sector externo, “continúa el dinamismo en las actividades generadoras de divisas, como el turismo, las remesas y la inversión extranjera directa, lo que facilita la estabilidad relativa del mercado de cambio y el fortalecimiento de las reservas internacionales”.