Tony Peña y Alberto Castillo explican causas de baja cantidad de receptores dominicanos en Grandes Ligas

Del universo de los 848 dominicanos que han debutado en Grandes Ligas, apenas 40 han sido receptores (4.7 %). Las posibles causas que pudieran explicar esta ínfima representación criolla en la exigente posición dos están asociadas al grado de dificultad de la posición.

A juicio del inmortal del Pabellón de la Fama del Deporte Dominicano Tony Peña, el mejor receptor defensivo dominicano de todos los tiempos en Grandes Ligas, la baja cantidad de catchers dominicanos en Las Mayores obedece al grado de dificultad, la responsabilidad y el liderazgo que exige dicha posición.

“Esa es una pregunta muy difícil de contestar porque de verdad no sabemos en realidad cuál es la razón de la poca cantidad de receptores criollos. Creo que no hay muchos jóvenes que se dediquen a la receptoría por la dificultad, lo difícil que es la posición”, manifestó Peña, al tiempo de reconocer que ya es tiempo de que esa realidad cambie y de paso al surgimiento de una cantera de nuevos talentos con el perfil de liderazgo en la exigente posición dos.

“La receptoría es una posición que necesita liderazgo. Los receptores tienen una gran responsabilidad y esa responsabilidad no se trata solo de llamar el juego, sino también de tener la comunicación en sentido general con los infielders y todo lo que es el equipo. El receptor es el único que tiene los otros ocho jugadores de frente y el único que tiene que estar al tanto de todo cuanto ocurre en el juego”, sostuvo el experimentado hombre de béisbol y ganador de cuatro Guantes de Oro en Grandes Ligas.

Otro aspecto no menos importante que, según Tony Peña, deben tener muy presentes los receptores es el relativo al enfoque mental y la actitud en el juego.

“La parte mental y la actitud son aspectos vitales para todo receptor. Esto requiere de tiempo. Por ejemplo, en el aspecto ofensivo del juego tu ves que todos los jugadores tienen tiempo para refrescar su memoria, para pensar en bateo y esas cosas, sin embargo el receptor no tiene mucho tiempo para pensar en bateo, cuando tu llegas al dugout debes hablar con el lanzador durante todo el juego, así como también en el cambio de lanzadores el catcher debe ir al compás, en la misma línea de cada lanzador, todas esas cosas influyen mucho”, significó el mánager campeón invicto del Clásico Mundial 2013.

“El juego se ha tornado muy ofensivo”

Finalmente, el “Pelotero de la patria” destacó una realidad que se ha evidenciado en los últimos años en el béisbol de Grandes Ligas en lo que respecta a la importancia que cada día se le está dando a la ofensiva, en desmedro de la calidad defensiva.

“El juego se ha tornado muy ofensivo y por eso es que sólo Gary Sánchez prácticamente es el único catcher dominicano que se ha podido establecer. Espero que eso cambie en los próximos años y que República Dominicana produzca varios jóvenes con habilidades para ser buenos receptores”.

Alberto Castillo

Para el icónico excapitán de las Águilas Cibaeñas Alberto Castillo, la principal razón de la poca producción de catchers dominicanos obedece a la falta de personal calificado para desarrollar jóvenes en dicha posición.

“Los dueños de los programas no poseen las personas o coaches con la capacitación, experiencia y el tirmpo necesario para desarrollar los nuevos talentos en la receptoría. El tiempo para lograr este desarrollo es mucho mayor que lo que demandan las otras posiciones, es decir, los receptores tienen que tener una mayor capacidad de trabajo. Por eso es que estamos tan mal en esa posición”, sostuvo.

“No comparto la opinión de que los catchers dominicanos son brutos”

Alberto Castillo sustenta la tesis de que todos las personas tienen la capacidad de desarrollarse en cualquier rama a la que se dedique y fortalecer sus capacidades con la práctica constante. En esa tesitura, los receptores dominicanos no son la excepción a la regla.

“No comparto esa opinión que insistentemente escucho de que los catchers dominicanos son brutos. Todos tenemos una capacidad, una habilidad que podemos desarrollar y fortalecer. En ese contexto, entiendo que el talento debería estar por encima de todo”, dijo.

Asimismo, Castillo también indicó que la barrera del idioma no debe ser un obstáculo como tal si se toma la determinación, la actitud y enfoque necesario para aprenderlo.

“El idioma inglés se aprende rápido cuando usted se mantiene enfocado, tiene la actitud necesaria y, sobre todo, no tiene miedo de hablarlo. Es decir, eso no es obstáculo para impedir que los catchers se mantengan interactuando con los lanzadores norteamericanos.

La parte técnica de la posición

Para Alberto Castillo la posición de receptor exige un gran nivel de concentración y actitud mental a los fines de lograr un nivel óptimo de rendimiento.

“La receptoría es la pocision que mira el campo. El catcher puede ver todo, tiene en sus manos el poder de dirigir la defensa de todos los demás jugadores, requiriendo una comprensión de las estrategias que el equipo haya planteado junto con el lanzador. Los receptores son conductores, requieren concentración en los pequeños detalles y el pensamiento técnico”, sostuvo.

Desglose, por provincia, de los 40 catchers dominicanos que han debutado en Grandes Ligas:

Santo Domingo 13

Monseñor Nouel 5

Santiago 3

Santiago Rodríguez 2

San Pedro de Macorís 2

Barahona 2

Peravia 2

María Trinidad Sánchez 2

Monte Cristi 2

San Cristóbal 1

Exterior 1

San José de Ocoa 1

Monte Plata 1

La Romana 1

Duarte 1

San Juan 1

Fuente: Tony Peña y Alberto Castillo explican causas de baja cantidad de receptores dominicanos en Grandes Ligas se publicó en z101digital.com

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: